Hector Villagran, Profesor Honorario de la Universidad de Lengua y Cultura de Beijing

Es posible visualizar el mundo del futuro en base a la historia: tres eventos históricos el más reciente hace 40 años en China, 100 años en la República de Panamá y 200 años en la Isla de Singapur. Tomamos estos ejemplos justamente para analizar el potencial de América Latina y Ecuador como Centros de Logística del Transporte, basado en las alianzas estratégicas del Siglo XXI.

Un mundo con múltiples potencias. Analiza el futuro próximo de la humanidad en varios escenarios de poder, entre ellos el concepto de un mundo multipolar con nuevas potencias en Asia, como China e India y el surgimiento de Brasil como potencia en el continente americano, compartiendo el escenario con Estados Unidos, el fortalecimiento de Rusia y Sudáfrica, en sus continentes como actores fundamentales en el desarrollo global. Además la interacción de países árabes con los países en vía de desarrollo, nos permiten avizorar cambios fundamentales en los balances de poder que pueden activar la posición geopolítica del Ecuador en el escenario de Comercio Mundial.

El Presidente Xi Jinping ha dicho “No nos cabe la menor duda de que cuanto más se desarrolle América Latina, más les convendrá al mundo y a China.”  La dirección está clara y se refleja en las inversiones en infraestructura en vías, ferrocarriles, puertos y aeropuertos. Esta dirección está acompañada de una visión de desarrollo comercial, pero es importante también reconocer en base a la revisión de procesos de creación centros para la transferencia de pasajeros y carga, en los últimos doscientos años que la consolidación de estas iniciativas, además de requerir de un gran inversión en obra pública para lograr el objetivo se requiere de la decisión que genere alianzas geopolíticas que conduzcan a tal propósito.

La clave del comercio del futuro es la misma del comercio del pasado: El dominio de las rutas comerciales, por esa razón es importante repasar los eventos de los últimos doscientos años relacionados con la creación de centros de intercambio de pasajeros y carga. Si revisamos eventos geopolíticos del último siglo podemos ver que las potencias dominantes han buscando constantemente en distintos puntos del mundo centros para el manejo del comercio internacional.

El caso Panamá revela el interés de Estados Unidos por dominar el comercio mundial: Panamá, separada de Colombia hace más de 100 años para este propósito sigue siendo el centro logístico más importante de nuestra región. Inversión millonaria para la ampliación del canal y 1.300 edificios nuevos son evidentes del interés de ese poder. La importancia del canal de Panamá en el control del comercio internacional es indudable y ha sido uno de los grandes proyectos de inversión en la historia de los proyectos de infraestructura para el Comercio Internacional.

El caso Singapur evidencia la lucha de los poderes mundiales europeos por controlar las rutas logísticas para favorecer su comercio. El Reino Unido hace 200 años busca un punto estratégico para ubicar su centro de comercio en el sudeste asiático. En la región dominada por Holanda, encuentra una Isla de 700km2. Esto es destacado por los investigadores del Observatorio de Conflictos de Argentina: “En el siglo XVI, los portugueses ejercían el dominio de los mares y monopolizaban el comercio con Oriente, pero en el XVII fueron sustituidos por los holandeses. Mientras que en el siglo XVIII, Inglaterra se encontraba en condiciones de ocupar el primer puesto en el comercio con China y el Lejano Oriente. En principio, los colonialistas emprendieron la conquista de los mares sin reparo alguno, aunque adoptaron una actitud cautelosa hacia el Imperio Chino, ya que era un país unificado y con grandes tradiciones culturales”

China es el aliado ideal por ser la Nación con mayor tradición en el manejo de rutas logísticas. Mucho antes de los ejemplos de Singapur y Panamá. No hay necesidad de contar la Milenaria historia de las rutas comerciales por las vías fluviales al interior de China que todavía son vitales o las rutas internacionales que cruzaban desiertos con la preciosa mercadería de Seda con rumbo a Medio Oriente y Europa. Al igual que el dominio de los mares y las grandes flotas de la Dinastía Ming y el Almirante Zheng He.

En la historia reciente el mayor creador de estas ciudades con gran éxito ha sido la República Popular de China y sus Puertos que desde el Norte con Dandong y Dalian en la Provincia de Liaoning, Qingdao en Shandong, Tianjin puerto natural de la Capital Beijing, Shanghái con su Puerto Marítimo y el Nuevo Puerto de Aguas Profundas, Ningbo, Xiamen, Shantou y Shengzhen son extraordinarios Al igual que Hong Kong y Macao. Esta experiencia es indudable para los proyectos que en toda Latinoamérica se preparan. Desde un Nuevo Canal en Nicaragua, asi como la activación de Corredores Pacífico Atlántico en el Norte de Sudamérica por Colombia, En la Región Andina por Ecuador y Perú utilizando el Río Amazonas como vía fluvial. Chile y Argentina en la parte Sur.

Los ejemplos revelan que sus activaciones como centros de comercio internacional se basaron fundamentalmente en decisiones de geopolítica de gran escala. Esas mismas decisiones se deben tomar para que este concepto se aplique al Ecuador, la estrategia es correcta en cuanto a la gran inversión en infraestructura que nos permita competir por el objetivo. La implementación de la vía Manta-Manaos requiere de Vías, Puerto, Aeropuerto, Refinería. Petroquímica. El Desarrollo de una Nueva Ciudad Logística. Además una gran capacidad de coordinación y participación de todos los gobiernos y sector privado de los socios ideales China, Brasil y Ecuador, con la participación activa de países beneficiarios en la Región Andina que cuentan con conectividad con Manaos como Venezuela y Bolivia.

Tomando en cuenta el gran volumen manejado por el Canal de Panamá y el uso de las rutas logísticas por Estados Unidos hoy Ecuador debe encontrar en China, un aliado comercial de altísimo nivel con capacidad a nivel global. Atracción de carga para gestión de Transferencia Logística y la Administración de este negocio es coincide con la visión de futuro del Ecuador, cuidando los intereses de nuestra nación, un alianza satisfactoria daría a nuestro país una gran ventaja en el concierto internacional en la búsqueda de convertirse en una alternativa al Canal de Panamá, cuidando el interés de los inversionistas , una Alianza exitosa le permitirá a todas las naciones participantes grandes ventajas.

Los volúmenes de carga seguirán creciendo entre China y América Latina. Hay grandes oportunidades en el campo comercial la invitación a los actores empresariales públicos y privados a conocer y utilizar la nueva ruta. “En los próximos cinco años, China va a importar productos valorados en más de 10 billones de dólares y va a realizar una inversión internacional de más de 500.000 millones y más de 400 millones de chinos van a efectuar viajes internacionales. Así que el desarrollo de China va a ser una buena noticia para el resto del mundo”. Ha dicho Xi Jinping